La creación de refugios pesqueros es una excelente manera de adaptarse y mitigar el cambio climático.
En Guatemala se incentiva la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en áreas protegidas marino costeras.